Mapa web
Youtube
Campus UNED

“<<Esto es lo mío>>, pensé. A los pocos días ya tenía formalizada la matrícula de todas las asignaturas de primero sin saber muy bien el rendimiento que podría dar”

15 de febrero de 2019

Juan Jose Rocha Carro se graduó en Ciencias Jurídicas de las Administraciones Públicas de la UNED en el curso 2017/18

Juan Jose Rocha Carro es funcionario de la administración local desde el año 1984. Inició su andadura con 22 años como auxiliar administrativo en el Ayuntamiento de Mazaricos; tres años más tarde aprobó una nueva oposición libre en la Diputación Provincial de A Coruña, institución a la que pertenece desde el año 1987. 

Su vida laboral ha estado totalmente vinculada a la administración local, en distintos puestos de trabajo, todos ellos vinculados de alguna forma con los municipios de la provincia y la cooperación que realiza la Diputación con ellos y los ciudadanos.

En el curso académico 2017/18 se graduó en Ciencias Jurídicas de las Administraciones Publicas por la UNED, recibiendo su diploma el pasado 11 de octubre en el Acto Oficial de Apertura del actual curso académico. 

¿Por qué decidiste realizar el Grado en Ciencias Jurídicas de las Administraciones Publicas en la UNED? 

Matricularme en el año 2015 no fue una cuestión premeditada. Desde joven quise realizar estudios universitarios, si bien los avatares de la vida me llevaron a que fuera una cuestión pospuesta a lo largo de los años. Era por tanto un tema pendiente, si bien pasada una edad era encontrar el momento adecuado. Y ha sido ahora. 

Mi prioridad en los años mozos era encontrar un trabajo que me ofreciera independencia económica. De ahí que al cumplir el servicio militar me propuse dar un giro en mi vida académica y comencé a preparar oposiciones para la Administración Local. Al año estaba trabajando en Mazaricos. Aun así, seguí preparando y presentándome a oposiciones libres, incluso dentro de la Diputación siendo funcionario. Soy por tanto un opositor nato. 

Un buen día del año 2015 navegando en internet encontré la página web de la UNED. No sabía que existía el Grado de Ciencias Jurídicas de las Administraciones Públicas y me llamó la atención por su contenido. Me pareció muy interesante. “Esto es de lo mío”, pensé. A los pocos días ya tenía formalizada la matrícula de todas las asignaturas de primero sin saber muy bien el rendimiento que podría dar. 

Habían transcurrido muchos años, sin hábito de estudiar todos los días. Era un reto personal más. Era comprobar hasta dónde podía llegar. Por definirlo de alguna forma digamos que fue algo así como un flechazo académico lo que hubo entre el Grado en Ciencias Jurídicas de las Administraciones Publicas y yo. 

  

¿Cuáles fueron los objetivos iniciales cuando te matriculaste por primera vez? ¿Personales o profesionales? 

Eran ambos. Primero desde luego era probarme, comprobar la capacidad de poder desarrollar una carrera universitaria a distancia. Compaginarla con el horario laboral a priori se me presentaba como un poco complicada pero posible. No tenía una idea prefijada hasta dónde podría llegar. Interés mucho, pero con eso no basta. Había que probar y me puse a ello con todas las consecuencias. En el plano personal era una cuestión pendiente y sentí que aquel era el momento adecuado y oportuno. 

En el ámbito profesional encaja perfectamente con mi labor de funcionario de la administración local. La titulación, obviamente me abre otras posibilidades de carácter laboral que, sin ella, sencillamente son imposibles. Así es la carrera administrativa. Las titulaciones son la llave maestra a la progresión en el ámbito profesional. Yo ya había tocado techo desde hacía años, por lo que los estudios universitarios era la pieza clave y necesaria para seguir avanzando. 

Independientemente del resultado académico sí tenía claro que el estudio y el propio aprendizaje de las materias me ayudaría a comprender más y mejor el complejo mundo de las relaciones que establece el ser humano entre sí; más aún estando por medio la Administración Pública. Soy servidor público por convicción y el contenido del Grado de Ciencias Jurídicas de las Administraciones Públicas me pareció que encajaba perfectamente con mis preferencias de ampliar conocimientos, tanto desde el punto de vista profesional como personal; tomando siempre como referencia a la Administración Pública como una compleja herramienta que nos debe facilitar la vida en común a todas las personas. 

Por ello valoro cada día más a esa minoría silenciosa que desde todos los ámbitos de la ciencia, incluida la jurídica, procuran con su trabajo y estudio, avances en beneficio de la comunidad. Es muy probable que sin estos estudiosos no tendríamos continuidad en el tiempo como grupo. 

  

¿Cómo describirías el proceso en estos años de estudio? ¿Sientes que como estudiante has tenido una evolución en tu forma y tiempo de trabajo y de estudio desde los inicios? 

Ese proceso, por resumirlo en una palabra, sería “intenso”. Muy intenso. He vivido cada asignatura intentando buscar desde un primer momento los fundamentos y cuáles eran las exigencias del respectivo equipo docente, además de encontrarle un sentido práctico a cada materia. 

En los inicios es necesario y fundamental el indagar y comprender todas y cada una de las herramientas que te ofrece la UNED. Yo estoy satisfecho, y valoro positivamente el esfuerzo que hace para lograr que cada vez sean más avanzadas y sofisticadas en beneficio del alumno. 

El tesón, el esfuerzo, sacrificio y constancia que requiere el estudiar en estas condiciones hace que a medida que pasa el tiempo seas más organizado, mucho más meticuloso; saber medir muy bien los tiempos y la metodología en cada caso. En definitiva, lograr eficacia, eficiencia y optimizar el tiempo. He conseguido valorar cada minuto, cada hora, cada día, el esfuerzo dedicado al trabajo, pero también el que pertenece al ocio y relax como nunca lo había hecho antes. 

He tenido claro desde el principio la necesidad de establecer un horario-calendario para poder llevar a buen ritmo las asignaturas; no llegar a las fechas inmediatas de los exámenes con agobios por no tener materias estudiadas. 

Después de un cierto tiempo, curiosamente también aprendes a valorar de forma distinta tu tiempo libre. Aprendes a disfrutar de las cosas que quieres hacer en cada momento; incluso con la selección de las personas que deseas rodearte en esos instantes. El aprendizaje ha sido por tanto constante en todos los sentidos. 

  

En tu opinión y en el plano profesional, ¿qué te va a aportar esta titulación a corto y medio plazo? 

En mi condición de funcionario la titulación abre otras posibilidades en la carrera administrativa que sin ella sería imposible. No tengo retos concretos en ese sentido ni a corto ni medio plazo, si bien no renuncio a nada. Las posibilidades están y estarán ahí. Como dije antes soy un opositor nato. 

  

¿Cómo ha vivido tu entorno estos años de estudio? ¿Has tenido que sacrificar tiempo, renuncias...? 

Mi entorno, digamos que en un principio lo ha vivido con cierta curiosidad y sorpresa puesto que nadie se esperaba que me matriculara. Era lógico puesto que ni yo mismo lo tenía previsto. Digamos que se generó cierta expectación. 

Al estar trabajando he tenido que compaginar el horario laboral con el de los estudios. Los cuatro cursos del grado los he realizado en tres años; también sin planteármelo de inicio, ni mucho menos. Fue un reto que me propuse cuando me matriculé en el segundo año y calculé que era posible si no suspendía materias en el segundo curso. De ahí que en el segundo año me matriculé de asignaturas hasta alcanzar el tope de 90 créditos que fija la UNED para cada curso. Y así es como en la convocatoria extraordinaria de diciembre de 2018 lo he conseguido, aprobando la última asignatura que me quedaba. Por ello, mi grado de satisfacción diría que es triple: me alegro por mí, por aquellas personas que se han alegrado y también por aquellas otras que se alegrarán cuando sepan que lo he conseguido. 

Para mantener ese ritmo tienes que renunciar a otro tipo de actividades. Si lo haces consciente y convencido es mucho más llevadero. De todas formas, siempre hay tiempo para las personas y cosas importantes. No tengo la sensación de haber renunciado a cuestiones esenciales durante estos tres años. Claro está que a partir de ahora retomaré más actividades. Eso sí, con calma y disfrutándolas. De eso se trata. 

  

Un pequeño juego: tres adjetivos positivos y tres no tan positivos de tu paso por esta universidad. 

Aspectos positivos: ayuda al alcance y permanente; nuevas tecnologías y la programación e información. 

Aspectos negativos: sinceramente no tengo ninguno, nada que me marcara en ese sentido. 

  

¿Te animas a seguir estudiando? 

Si, claro. Desde principios de diciembre estoy matriculado en un curso de Community Manager de la UNED que finaliza en el mes de mayo de 2019. Me parece una actividad muy interesante que sin duda me servirá para profundizar y actualizarme en contenidos que son básicos en nuevos puestos de trabajo que están entre nosotros, derivado de la irrupción de las nuevas tecnologías en nuestras vidas. Las Administraciones Públicas, al igual que las empresas privadas y los propios ciudadanos, no podemos ni debemos obviar esta realidad. Por ello me parece fundamental intentar estar al día en ese sentido. 

Me gustaría recalcar que la UNED tiene una amplia oferta formativa, por lo que animo a todas aquellas personas que tengan inquietudes, por pequeñas que sean, indaguen sobre la misma. Seguro que encontrarán algo que les resulte atractivo. 

La curiosidad por formarse, aprender y actualizarse es un bien, un derecho, del que uno es dueño. Realizarlo es nuestra propia responsabilidad.

Imagen: Juan Jose Rocha Carro

--------------------------------{}------------------------------- 

Síguenos en: 

Facebook 

Twitter 

Google+ 

YouTube 

Blog UNED Sénior A Coruña 

 

Educación, 3 15011 A Coruña - (A Coruña). Tel. 981 14 50 51 info@a-coruna.uned.es