Mapa web
Youtube
Instagram
UNED

Tiempo de reflexión en el primer día del Curso de Verano

2 de julio de 2014

"Miradas sobre el encierro: salud y enfermedad mental en prisión"

Esta mañana se inauguraba, en las instalaciones del Centro Penitenciario de Teixeiro en A Coruña, el Curso de Verano "Miradas sobre el encierro: salud y enfermedad mental en prisión". La directora del Centro Asociado coruñés, Susana Blanco y el director del Curso, Antonio Viedma, concedían la palabra a los primeros ponentes, una vez transcurrido el momento de bienvenida a los 150 alumnos matriculados en esta actividad formativa. Viedma, apuntaba el carácter práctico y multidisciplinar de las sesiones propuestas: "se trata de un Curso académicamente consistente, con muchas miradas: un espacio de debate".

Marcial Gondar, catedrático de Filosofía y Antropología en el Universidad de Santiago, abría el programa con la conferencia: "Salud mental y cultura". Gondar comenzaba parafraseando a Campoamor: “En este mundo traidor, no hay verdad ni mentira: todo es según el cristal con que se mira", conectando así con el hilo conductor de su presentación: la explicación del modelo teórico a través del emisor y la ausencia de una única interpretación, justificada por la presencia y el impacto de distintas creencias y valores. Expuso, durante su intervención, la necesidad de tratar la cuestión cultural y lingüística como un factor de curación, en relación con el significado de las palabras, dentro de su contexto cultural. "Los mensajes no son tal con la intención que se lanzan, sino con la intención que se reciben, de ahí la importancia del contexto", señalaba el ponente. Esto podría explicar el poco éxito de muchas de las campañas que desde las altas instituciones, ponen en marcha para atajar problemas como el tabaco; donde se alude directamente al miedo, sin un packaging o envoltorio que las contextualice, en palabras de Gondar: "el miedo no se soluciona con razones".

Al hilo del tema central del curso, la enfermedad mental, el profesor Gondar habló de los tres ámbitos donde se camina en distintos tiempos: la cronicidad de la enfermedad, la gestión del paciente terminal y la medicina preventiva. Junto a estos tiempos, que son, en realidad contratiempos, como apuntaba, las causas del fracaso de la medicina tradicional: la fuerte deshumanización de la práctica médica y la importante medicalización del tratamiento durante la enfermedad. Para finalizar su exposición, Marcial Gondar propuso la búsqueda de terapias que no tuviesen que ver con la bata blanca, tratando en lo posible, de desmedicalizar al enfermo.

Un gran reto, sin duda.

La segunda y última de las sesiones de la mañana, corría a cargo de Carmen Suárez, directora de Programas en el Centro Penitenciario de Teixeiro y José Antonio Martín, subdirector médico en el mismo Centro. Suárez y Martín, presentaron al alimón, el Programa PAIEM de Atención Integral de Enfermos Mentales en Centros Penitenciarios.

Carmen Suárez acercó el escenario actual penitenciario a todos los presentes. Comenzó su explicación desde la generalidad a la concreción, desde la visión Europea hasta la realidad gallega. Realidad que pasaría por ubicar a España en un 7º lugar en delincuencia, siendo un país donde el cumplimiento de las penas es más riguroso, y donde la población penitenciaria ha ido decreciendo. Por Comunidades Autónomas, Galicia se encuentra en el sexto lugar,-comentaba- si bien la extensión territorial es un factor a tener en cuenta en este posicionamiento. Suárez hizo alusión a la conclusión de un estudio y análisis realizado en los años 2004 y 2005, donde todas estas cuestiones suponían entre un 3% y un 4% del PIB español y donde ya se hablaba de índice de patologías mentales, en torno a un 9%, cifra en aumento. A raíz de las conclusiones extraídas posteriormente de este análisis, se instó a los países de la UE a través de sus gobiernos, a disminuir estos datos; las claves serían la prevención, rehabilitación y tratamiento y la inserción social.

Con estos datos encima de la mesa, la problemática se traspasó a los Centros Penitenciarios y se comenzó a trabajar con el Programa PAIEM, proyecto que nace con vocación amortiguadora conviviendo con distintas problemáticas: los efectos de un entorno hostil, la prisión, el alarmismo mediático del propio sistema penitenciario, el cierre de centros asistenciales y el alto índice de marginalidad en la población. Factores que empujaron en los años 2005 y 2006, a crear el Programa Marco, anterior al PAIEM actual.

En el año 2010 nació el PAIEM Galicia para tratar -comentaba Suárez- en una mayor parte de los casos trastornos afectivos, psicóticos y la patología dual: trastorno por abuso de sustancias sumado a una patología mental. Este Programa consta de varias fases, -explicaba Carmen Suárez-, la inicial es la detección, en el momento del ingreso, la segunda es fijar el nivel de intervención y evaluar qué se va a hacer y el tratamiento que se aplicaría. Esta intervención se divide en tres niveles donde la autonomía y la supervisión, varían en función del grado de necesidad de cada uno, para en una fase posterior, establecer un plan individual de rehabilitación para cada paciente y una última fase, donde los esfuerzos se centrarían en conseguir una mayor reinserción social de este paciente.

Al PAIEM lo avala el resultado del análisis y las cifras de sus estadísticas positivas.

Para completar la información relativa a la implementación de este protocolo asistencial a enfermos mentales en prisión, José Antonio Martín ofreció datos relativos al Centro Penitenciario de Teixeiro que pusieron de manifiesto el éxito del proyecto en sus distintas fases activas. Martín comenzó su exposición haciendo referencia a las problemáticas iniciales, en esencia, que motivaron una intervención: el consumo de sustancias, el VIH y la Hepatitis B. Este escenario obligaría a crear un espacio propio dentro del Centro para tratar al enfermo mental.

La creación e implementación de esta intervención -comentaba Martín- ha sido posible gracias a varios factores, por un lado a tres grandes pilares de la institución: sanitaria, tratamental y vigilancia, a estos pilares habría que sumar el papel del interno de apoyo y las oenegés. Todo esto motivaría, en el año 2011, la puesta en marcha de un nuevo módulo de tratamiento específico para esta problemática. Problemática que iría en aumento y que hasta ese momento, no se consigue resolver en su totalidad. Martín describió durante su ponencia, el importante papel del interno e apoyo en este programa, interno que ofrece este tipo de cobertura a varios usuarios o pacientes mientras permanece en el Centro.

Una mejora en calidad de vida; de autonomía y satisfacción, así como una disminución del nivel de conflicto, animan a seguir trabajando y más y mejor en este estimulante proyecto.

Al final de esta primera sesión, Antonio Viedma, director de este curso planteaba una pregunta que invitaba, una vez más, a la reflexión: ¿cuál es el papel del Estado en este Proyecto? Una buena "sacudida al árbol" que propició, una vez más, un animado debate.

Imagen: Antonio Viedma, director del Curso de Verano "Miradas sobre el encierro: salud y enfermedad mental en prisión".

Educación, 3 15011 A Coruña - (A Coruña). Tel. 981 14 50 51 info@a-coruna.uned.es